Melilla es una ciudad autónoma española situada en el norte de África, a orillas del mar Mediterráneo, en el cabo de Tres Forcas. Es parte de la región del Rif y limítrofe con Marruecos, concretamente con las comunas de Farhana (al norte y el oeste) y Beni-Enzar (al sur), ambas pertenecientes a la provincia de Nador. Cuenta con una fortaleza construida entre los siglos XVI y XVIII, dotada de almacenes, aljibes, baluartes, fosos, fuertes, cuevas, minas, capillas (una de ellas, la única obra religiosa gótica de África) y hospitales, que hacen de ella la más completa de esta orilla del Mediterráneo, aparte de los fuertes exteriores neomedievales, construidos a finales del siglo XIX. El patrimonio arquitectónico de Melilla está considerado, junto con el de Barcelona y por encima del de Madrid o Valencia, como uno de los mejores exponentes del estilo modernista español de principios del siglo XX. Fuente: wikipedia

Melilla esta bañada por el mediterráneo en todo su litoral. Es de fácil acceso a cualquiera de sus playas y calas, tanto las de arena, como las rocosas y las de mar abierta.
Al norte de la ciudad se encuentran las playas menos frecuentadas. Son playas de acantilados, que las convierten en lugares de gran belleza. Destacan por su excelencia, la Ensenada de Galápagos, que sirvió antiguamente de puerto a la ciudad. Situada entre rocas y murallas, es de visita indispensable.
En el sur,las playas de La Hípica, Hipódromo, Los Cárabos y San Lorenzo flanquean el Paseo Marítimo. Son playas familiares con mayor zona de arena. Tambien son ideles para la práctica de deportes acuáticos y de arena. Son las playas preferidas de los melillenses, gracias a la poca profundidad y a la temperatura del agua.
Ya en mar abierto, encontramos las playas de Horcas Coloradas. La primera zona es más pequeña, con cantos rodados y ideal para el buceo. La segunda, mucho más grande, es de arena tras la regeneración llevada en los últimos años. Es ideal para el baño, también para el buceo y uno de los puntos más visitados por su entorno y su nuevo paseo marítimo.
Al final de la arena, siguiendo el cortado, se llega a Aguadú. El acceso no está permitido por aquí porque esta zona está delimitada por seguridad y a los cortados se llega por Rostrogordo. Esos acantilados y saltos rocosos se ven en la distancia desde Horcas Coloradas y merecen la pena, pero eso ya es otro paseo visual.  fuente:melillamedia

melilla_01
melilla-02

Escriba un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies